Tipos de financiación hipotecaria

Tipos de financiación hipotecaria

¿Ya tienes el dinero ahorrado para poder optar a la compra de una vivienda? Si ya te encuentras en el momento de comprar una vivienda, es posible que lleves un tiempo no solamente mirando viviendas, sino viendo los tipos de hipotecas que existen en el mercado, y qué características tiene cada una de ellas, como sabrás llegar a informarte de una hipoteca correctamente es algo arduo y farragoso, es por ello que en la agencia inmobiliaria Mr. House, queremos darte la mejor información para que puedas financiar de la mejor forma tu hogar.

¿Qué tipos de financiación hipotecaria existe en el mercado? ¿Qué hipoteca conviene más? ¿Cuál es la mejor hipoteca disponible? ¿En qué se diferencian unas hipotecas de otras? Todas estas preguntas, y muchas más, es posible que estén inundando tu cabeza en estos momentos.

Dentro de todo el gran mercado de financiación de viviendas e inmuebles que existe, va a haber una gran diferenciación en función de los diferentes parámetros y criterios que tengamos en cuenta. Es por ello, que a la hora de analizar las diferentes hipotecas, deberemos dividirlas de diferentes maneras.

 

¿Cuál es la mejor hipoteca para financiar nuestro hogar?

No nos podemos engañar, en el mercado existen muchísimos tipos de hipotecas, y todas son diferentes, una de las formas que podemos utilizar para diferenciarlas y agruparlas, es en función del "tipo de interés", de esta forma, podremos ver las diferentes ventajas y desventajas que nos ofrece cada una de las formas de financiación inmobiliaria.

¿Cómo podemos diferenciar la financiación inmobiliaria en función del tipo de interés?

 Dentro de los diferentes tipos de financiación inmobiliaria, podemos dividirlos en función del tipo de interés con el que estos cuentan

  • Financiación hipotecaria de “tipo fijo”: En este tipo de financiación inmobiliaria, podremos decir que su característica diferenciadora es que el tipo de interés no varía durante todo el plazo hipotecario que hemos pactado. Esto, a efectos prácticos, significa que vas a pagar exáctamente la misma cuota durante toda la vida de la hipoteca. Si el interés pactado es interesante, sin duda, es un tipo de hipoteca a tener muy en cuenta. No obstante, ¿Esta hipoteca tiene algún inconveniente? Este tipo de hipoteca, tiene unos costes de subrogación bastante altos (es decir, el cosre por cierre hipotecario), en estos casos suele estar entorno al 4%. No obstante, en este caso, como en el de cualquier hipoteca, no dudes en analizar todas las condiciones antes de firmarla.

  • Hipoteca de "tipo variable": En este caso, las cuotas que van a pagar mensualmente, no obstante cada "x" tiempo, se van a revisar las mismas, según el tipo de interés que se esté manejando en esos momentos. Normalmente, la mayor parte de hipotecas que se comercializan en España, van a contar con su propio sistema de amortización, es decir, en cierto modo, son variables.
  • Hipotecas mixtas: en la financiación inmobiliaria, hay muchas opciones que elegir, en este caso, la hipoteca va a tener un porcentaje de su interés variable, que va a tener como referencia el referencial (normalmente este suele ser el Euribor), el otro aspecto que puede haber es que sea un interés fijo que ya esté pactado con anterioridad.


¿Qué diferencia hay en las diferentes hipotecas según el tipo de cuota?

Las hipotecas, se pueden diferenciar unas de otras, no solo respecto al tipo de interés que estas tengan, sino que también va a haber grandes diferencias en función del tipo de cuota que va a tener la propia hipoteca. En este caso las diferentes financiaciones inmobiliarias pueden ser:

  • Financiación inmobiliaria que mantiene la cuota constante: Normalmente, suelen ser las hipotecas que más se comercializan, en este caso, la gran diferencia que va a tener respecto a otras hipotecas, es que la cuota permanece constante durante todo el periodo anual. Una vez al año, se recalculan las cuotas a pagar, ¿Qué se utiliza de referencia para recalcular la cuota? Normalmente se tiene muy en cuenta la evolución que se ha producido con el referencial, y el diferencial aplicable. ¿Qué componen las cuotas mensuales? Las cuotas mensuales se componen de:
  1. Intereses.
  2. Amortización de la deuda hipotecaria.
Así podremos conseguir reducir el capital pendiente a pagar. ¿Las diferentes cuotas e intereses van a cambiar con los años?Lo más habitual es que durante los primeros años, la parte de los intereses suele ser más alta, y la parte de amortización suele reducirse más, no obstante conforme van pasando los años, esto se invierte, y cada vez se amortiza más hipoteca, y se pagan menos intereses.
  • Hipoteca con cuota blindada: También se comercializan hipotecas que pese a que son de tipo variable, van a mantener la cuota constante durante todos los años que deberemos pagar la hipoteca. ¿Qué va a ocurrir si el interés aumenta? En este caso, no va a subir la mensualidad, no obstante, va a aumentar el plazo total a amortizar la hipoteca. No obstante, en el caso contrario, la cuota mensual tampoco variará, pero disminuirá el tiempo total del pago de la deuda.
  • Cuota creciente: En este caso, la financiación hipotecaria va a estar basada en que la cuota a pagar va a crecer un "%"fijo cada año (normalmente este crecimiento se va a situar entorno al 1-2%), pero también se producirá una variación del tipo variable en cada revisión (esta puede ser trimestral o anual), de esta forma, al inicio de la hipoteca, se va a pagar mucho menos, no obstante va a llegar un punto que la cuota va a crecer mucho año a año.

¿Las hipotecas también se diferencian según el tipo de cliente?

También podemos diferenciar las hipotecas en función del tipo de cliente al cual estas se van a dirigir, no obstante, hay muchas diferencias, por ejemplo:

  • Hipotecas para jóvenes: Este tipo de financiación inmobiliaria, no siempre está disponible. Este tipo de hipoteca en concreto, se va a diferenciar del resto en que ofrece condiciones más ventajosas para clientes con edades inferiores a los 30-35 años.
  • Hipotecas para no-residentes: En este caso, suelen estar pensadas para segundas residencias de personas que normalmente no están en España. En este caso, las hipotecas tienen unas condiciones más duras. Normalmente este tipo de hipotecas, suelen solicitar el 50% del precio del inmueble.
  • Hipotecas para determinados colectivos: Como por ejemplo, los préstamos reservados para funcionarios, empleados de grandes compañías...

 ¿Hay diferencias en función del tipo de inmueble?

 Si nos focalizamos en el tipo de inmueble, va a existir mucha variedad en cuanto a la financiación hipotecaria. Por ejemplo:

  • Financiación de hipotecas para pisos de bancos: En ests casos, el inmueble a financiar es de la cartera de ese propio banco.
  • Hipotecas para viviendas de protección oficial, públicas o privadas: En este caso, se venden por el valor legal estipulado.
  • Hipotecas para bienes urbanos, y también en el caso de bienes rústicos (si la vivienda está legalizada).
  • Hipotecas para el suelo: Este tipo de hipotecas se suelen producir con el fin de financiar un terreno urbanizable y luego construir en este mismo terreno.
  • Hipotecas para la primera vivienda, o vivienda habitual: La mayor parte de las hipotecas que se ofrecen, están centradas en este tipo de vivienda.
  • Hipotecas pensadas para financiar la segunda residencia: En estos casos, el cliente que busca financiación, ya tiene su propia vivienda familiar. Una de las condiciones más comunes es la exigencia de hipotecar ambas viviendas.

¿Qué diferencias existe según el tipo de naturaleza?

En función de la propia naturaleza, también va a haber grandes diferencias, como por ejemplo:
  • Hipoteca de subrogación del préstamo promotor: Este caso va a producirse cuando asumimos el préstamo hipotecario que nos ofrece la entidad financiera (normalmente esta hipoteca es la que la entidad ha ofrecido al promotor).
  • Hipoteca de subrogación de la parte acreedora: (A este tipo de hipoteca, también se le suele llamar, “hipoteca por cambio de banco”). Esta es una de las formas de financiación más comunes cuando se busca mejorar las condiciones de la hipoteca.
  • Reunificacion de deudas: Esta financiación hipotecaria, se produce cuando se unifican todas las deudas existentes de una persona, con el fin de poder ir pagando todas sus deudas con una única cuota mensual.
  • Hipoteca inversa: Este caso, se suele producir cuando el propietario de la vivienda es de la tercera edad y necesita completar su pensión. De esta forma, se hipoteca la vivienda a cambio de una renta mensual a cambio.
  • Hipoteca en divisas o multidivisas: Este es uno de los productos hipotecarios más arriesgados, esta financiación solo se recomienda en casos de personas expertas en divisas.

 En la actualidad, existe mucha oferta hipotecaria con el fin de la adquisición de la vivienda. De esta forma, lo mejor es elegir la opción financiera que mejor se adapte a nuestras características personales.

¿Qué ocurre con los créditos y préstamos hipotecarios?

Muchas veces, los clientes confunden crédito y préstamo, estos dos conceptos, no es lo mismo, aunque ambos conceptos corresponden realmente a deudas que habrá que pagar.

¿Qué es un crédito hipotecario?

Si es un crédito personal, o crédito hipotecario, va a ser la deuda que se contrae con una cantidad "x" máxima. Este tipo de deuda, se devuelve en diferentes mensualidades, que se pueden delvolver de forma "libre".

¿Qué es un préstamo hipotecario?

El préstamo hipotecario en cambio, es una obligación que vamos a contraer, asegurando que devolveremos el dinero que se nos ha prestado, devolviéndolo en diferentes cuotas periódicas. Lo normal es amortizar esta deuda pagando las cuotas.

¿Qué diferencia hay entre crédito y préstamo?

La gran diferencia que podemos ver entre préstamo hipotecario y el crédito hipotecario, va a ser que en el préstamo hipotecario, no se va a conceder una cantidad máxima que deberemos devolver, sino que en ese caso va a ser un fijo a devolver.