¿Sabes qué impuestos te corresponde pagar cuando vendes una casa?

¿Sabes qué impuestos te corresponde pagar cuando vendes una casa?

Cuando nos decidimos por vender una propiedad, existen una serie de impuestos, (probablemente desconocidos) que nos toque pagar.

Mr House quiere ayudarte a evitar sorpresas de última hora, explicando los diferentes impuestos a los que hay que hacer frente cuando vendemos una casa.

-IRPF (Impuesto sobre la Renta de Personas Físicas): Es uno de los impuestos más conocidos, pero mucha gente desconoce que deben pagarlo una vez vendan su propiedad. ¿A qué es debido? Una vez vendes tu propiedad, ganas en patrimonio, por lo que debes declararlo en la renta del año correspondiente. 

El importe a pagar será directamente proporcional a lo que ganes con la venta del inmueble.

Es importante saber que, en el caso de que la vivienda se venda por una cantidad menor de la que se compró, no será necesario tributar por ella porque no se ha producido una ganancia. Además, hay varios supuestos en los que tampoco es necesario tributar como es el caso de las personas mayores, las personas en situación de dependencia o tutor, etc.

-Plusvalía Municipal: Es un impuesto socialmente menos conocido que el anterior. Se paga siempre y cuando se produzca una ganancia monetaria o patrimonial en el Ayuntamiento correspondiente. Al igual que en el caso anterior, el precio irá vinculado al valor de inmueble.

-Gastos propios de la venta: Cuando vendes un inmueble hay unos gastos naturales que van sujetos,(asesor inmobiliario, notaría o la cancelación de cargas). Al vender necesitamos a un notario que se encargue de la escritura de compraventa. En cuanto a la cancelación de cargas, se produce cuando la vivienda cuenta con hipoteca u otro tipo de pagos pendientes. El vendedor debe cancelarlas para que el comprador se haga cargo de ellas o directamente traspasárselas. Esto conlleva unos gastos que también habrán de pagarse.

-IBI: Este impuesto se paga una vez al año y deber hacerle frente la persona que posea el inmueble en ese momento. En ocasiones se producen discrepancias y será el notario el encargado de solucionarlas y de decidir quién debe hacerles frente.