Consejos para reducir la factura de la luz

Consejos para reducir la factura de la luz

 En la actualidad, las tarifas de la luz han cambiado, los precios cambian hora a hora según la oferta y la demanda que haya en ese momento.

Con este mismo sistema hemos ido pagando cada vez más, hasta que se confirmó este cambio en las tarifas. Solamente se han dado cuenta de estos pequeños cambios sucesivos las personas que han ido consultando la evolución de los precios en la web de la Red Eléctrica.

Es cierto que poco a poco los embalses están menos llenos cada año, y esto también influye en la energía que se renovable que genera tanto de forma hidráulica y eólica, 

Los meses en los que los embalses están menos llenos, y hay poco viento se genera menos energía renovable (hidráulica y eólica) esto es por lo que generalmente a finales de verano nos encontramos con subidas de precio y en invierno y primavera nos encontramos con bajadas.

De una forma u de otra, muchas veces se combinan precios altos y un gasto desmesurado, lo cual supone un gran esfuerzo para millones de familias. No podemos engañarnos, España es un país con mucha ineficiencia energética, que además cuenta además con bastante retraso respecto a otros países, y es que en otros sitios el consumo responsable de la energía, tiene mucha más importancia y relevancia que en España.

Si estás interesado en reducir la factura de la luz, sin duda necesitas algunos consejos para lograrlo.

Consejos para reducir la factura de la luz

En general, hay cierto margen de cara a gastar menos energía, y pagar menos en nuestro recibo. Hay una serie de recomendaciones y consejos que puedes seguir que pueden marcar una gran diferencia.

 

Intenta elegir la potencia que se adapte a tus necesidades reales.

Las últimas subidas de la luz, han repercutido especialmente en la tarificación fija, esta además puede costar mucho dinero y además es bastante frecuente que tengamos contratada una potencia muy por encima de nuestras necesidades reales.

Es importante intentar ajustar la potencia eléctrica contratada a nuestras necesidades de consumo reales, de esta forma, estaremos evitando contratar kW de más, de esta forma vamos a conseguir tener un pequeño ahorro que se va a mantener constante a lo largo del tiempo.

Es interesante tener en cuenta también que la potencia que deberemos contratar también va a depender de dos factores:

  • Tipo.
  • Cantidad.

De aparatos eléctricos que tenemos en nuestra vivienda, y a su vez la potencia que estos necesiten. Una recomendación básica es la de intentar no usar varios electrodomésticos que consuman mucha potencia a la vez, simplemente es tener un poco de cuidado.

En el mercado hay muchos medidores de potencia, no obstante si no queremos realizar la inversión de comprarnos uno, lo mejor es hacer el típico "prueba y error". Y es que el propio interruptor de control de potencia (ICP), y en caso de demandar más potencia de la que hemos contratado, deberemos desconectar la instalación. ¿Nunca ha saltado? En este caso es posible que tengas contratada más potencia de la que realmente necesitas, lo que puedes probar es a usar varios electrodomésticos de gran potencia a la vez, si aun así sigue sin salgar, sin duda tenéis margen para reducir el término fijo de la plantilla.

Intenta usar los electrodomésticos de forma inteligente, ¡Ahorrarás luz!

Según el Instituto para la Diversificación y el Ahorro de la Energía (IDAE), el gasto de los electrodomésticos va a suponer un 56% del consumo total energético, es decir unos 990 euros de media al año. Es por esto que si intentamos usar de una forma eficiente el mismo, nos va a permitir conseguir un ahorro considerable.

Las medidas de ahorro que podemos llevar a cabo en cuanto a los electrodomésticos pueden pasar desde la compra de los mismos (si vamos a empezar a vivir en la vivienda) o la sustitución, en los casos en los que sea posible, por electrodomésticos lo más eficientes posibles (si se puede de calificación energética A), también va a influenciar en nuestro consumo, el uso del mismo que hagamos:

 Lavadoras/lavavajillas:

 En cuanto al uso de la lavadora o el lavavajillas, lo más recomendable es intentar usar programas de temperatura moderada, el 90% de la energía que se usa en el lavavajillas se usa para calentar el agua. También intenta reducir las revoluciones del centrifugado. También es recomendable usar el lavavajillas completamente cargado (menos en los electrodoméstidos que tengan programas específicos para carga media, que van a ajustar el consumo tanto de luz como de agua a la carga que tengan). El mantenimiento de nuestros electrodomésticos también va a ser fundamental, usa descalcificantes, limpia los filtros... Todas estas cosas van a hacer que el lavado te salga aún más económico.

 Frigorífico/congelador:

 Con electrodomésticos como el frigorífico o el congelador también deberemos estar muy pendientes y realizar un mantenimiento adecuado. También deberemos hacer que cuente con el suficiente espacio entre el motor y la pared, evitar que se acumule hielo e intentar ajustar bien las temperaturas normalmente a 5 ºC en nuestro frigorífico y -18 ºC para nuestro congelador. Por otro lado, intenta no meter alimentos calientes en la nevera ya que cuando hacemos esto, el consumo de nuestro frigorífico aumenta ya que deberá mantener la temperatura del frigorífico a la misma temperatura que le hemos marcado.

Cocina eléctrica:

Una de las primeras cosas que podemos intentar es la de no emplear cacerolas o sartenes que sean más pequeñas que los propios quemadores de la vitrocerámica.  Intenta usar utensilios eficientes como por ejemplo la olla a presión y no dudes en aprovechar el calor marginal tras apagar el fuego durante los últimos momentos de preparación de tu comida.

Otra cosa  que puedes hacer es substituir el microondas por el horno ya que este supone un ahorro de entre el 65-70%, y si usamos este, no lo dudes y  apágalo unos minutos antes para aprovechar el calor marginal (en este caso, va a ser mayor que en el caso de las vitrocerámicas).

 Televisión y pantallas:

El ahorro que supone la tecnología LED va a ser muy importante (puede llegar a un ahorro del 37% del consumo en funcionamiento respecto a los paneles LCD y un 40% cuando se encuentra en espera) por otro lado, apagar el dispositivo completamente (es decir, no dejarlo en standby), nos va a permitir ir haciendo ahorros moderados.

Algo que puedes probar es poner regletas con interruptores, esto nos va a permitir desconectar de una forma muy fácil los diferentes dispositivos de energía (la combinación más común es la de televisor, reproductor de DVD y consolas).

Un electrodoméstico que consume mucha energía va a ser la plancha, normalmente el pico alto de consumo se hace cuando se pretende llegar a la temperatura máxima. Lo mejor que podemos hacer es planchar grandes cantidades de ropa de una vez en lugar de planchar varias prendas de ropa cada vez.

 Ahorra en iluminación para ahorrar luz:

Los diferentes cambios e implementaciones en los sistemas de iluminación se han vuelto más y más importantes con el caso de los años. Cada vez surgen más alternativas a la bombilla clásica que va a además abaratar el precio. ¿Qué tipo de bombilla nos conviene más?

  • Bombilla incandescente: Son las que se han usado desde siempre, estas son las que debemos sustituir más urgentemente. Solo el 5% de la energía que se consume en una casa se dedica a la luz, y el 95% de la energía que consume una bombilla se usa para producir calor, es decir que siendo más "baratas" este tipo de bombillas va a tener un consumo muy elevado, y su duración va a ser más breve.
  • Bombillas halógenas: Estos son los conocidos como "focos", se suelen usar en pasillos o salones. Este tipo de iluminación tiene un alto consumo y desprende mucho calor, no obstante tiene una duración mucho mayor. Como ventaja tiene que van a iluminar rápidamente la zona, si buscamos una opción más eficiente, podemos optar por las bombillas LED.
  • Tubos fluorescentes: Este tipo de iluminación va a consumir un 80% menos que las bombillas incandescentes, lo cual los hace ideales para estancias donde se encuenda la luz durante muchas horas (como por ejemplo en despachos o cocinas), no obstante va a tener la gran pega de que van a tardar un poco en encenderse. Cada vez podemos encontrar en el mercado más posibilidades en este sentido.
  • Bombillas de bajo consumo: Este tipo de iluminación va a usar la misma tecnología que los tubos fluorescentes, pero en una bombilla, es decir va a contar con sus mismas ventajas e inconvenientes. Es un tipo de iluminación que va a sufrir con el número de encendidos, esto hace que sea un tipo de iluminación no recomendables para habitaciones donde se encienda y apague mucho la luz. No obstante, antes de comprar una bombilla analízala, existen modelos muy económicos, pero que no obstante van a tener una menor duración. Lo mejor es que analices todas las posibilidades.
  • Bombillas LED: En este caso, el precio va a ser más elevado que en los casos anteriores, no obstante, el precio se va reduciendo poco a poco. Este tipo de bombilla va a tener varias ventajas, entre ellas: No desprenden casi calor, van a permitir un mayor ahorro energético, van a ser ideales para substituir iluminación halógena, y son ideales para habitaciones o lugares donde debemos encender y apagar mucho la luz. En este caso, este tipo de iluminación va a tener una mayor duración, que junto a su escaso consumo, va a permitir amortizar la inversión que realizamos en su compra muy rápidamente.

 Algo que podemos hacer de cara a ahorrar un poco de energía, es ajustar el sistema de iluminación que queramos en función de nuestras propias necesidades, aprovechar al máximo la iluminación natural,tener las paredes en colores claros (de esta forma vamos a lograr aprovechar aún más la luz natural), no dejes las luces encendidas si no las estas usando, intenta mantener limpias tanto lámparas, tulipas etc (en la medida de lo posible), intenta adaptar la iluminación que utilizas a las necesidades que tienes y usa iluminación localizada, de esta forma vas a ahorrar más y ademas vas a conseguir ambientes más reconfortantes.

Usa la temperatura adecuada de la calefacción y el aire acondicionado

Una de las formas fundamentales para ahorra es tener un termostato que mantenga la temperatura de nuestra vivienda en un rango ideal en invierno (la calefacción) y en verano (con el aire acondicionado). La temperatura ideal de la vivienda en los meses fríos va a ser de 20 grados, y en verano de 25, si subimos o bajamos un grado va a suponer incrementar o reducir entre el 6-8% de nuestro consumo energético.

Si podemos permitírnoslo, lo ideal va a ser invertir en buenos sistemas de aislamiento, esto va a hacer que no perdamos tanta energía en la vivienda (especialmente en las ventajas), no obstante si no podemos permitirnos esta implementación en la vivienda, lo que podemos intentar es mantener las temperaturas en el interior de la vivienda gastando el mínimo posible tanto en calefacción como en aire acondicionado.

¿Cuanto tiempo es necesario para ventilar la habitación? Para lograr ventilar una habitación completamente solo vamos a necesitar 10 minutos, intenta no cubrir los radiadores, ni poner objetos que nos dificulten la difusión de calor, purga los radiadores (el aire en el interior de los radiadores va a dificultar la transmisión de calor), intenta tener un buen mantenimiento de la caldera, con la presión adecuada y recomendada por el fabricante.

 Programa el uso de los electrodomésticos:

 Aunque algunos de tus electrodomésticos sean de uso continuado, muchos tienen un consumo muy intenso, que si los usamos bien, podemos conseguir un gran ahorro con ellos.

En los días laborables de invierno en hora punta, el precio de la electricidad va a ser más alto (en invierno las horas punta en días laborables son las que estan entre 8-11 y las 18-22h y en días no laborables de 13 a 15 y de 20 a 23h,en cambio en verano durante periodos laborables son de 11 a 14 y de 20 a 23, y en días no laborables de 12 a 16 y de 13 a 1h).

Si regulamos el aire acondicionado durante el verano, podemos conseguir un ahorro mucho más significativo.

Sin duda alguna, hay muchas formas de ahorrar energía, ¿Te animas a intentar hacer un mayor ahorro energético?